fbpx

Cada vez es más frecuente encontrarnos con profesionales altamente cualificados que trabajan como freelancers en remoto para empresas de todo tipo y tamaño. La sensación de libertad, de poder trabajar desde cualquier parte del mundo, de no sentir ataduras a horarios ni a espacios físicos concretos, hacen que esta modalidad profesional sea cada vez más popular y necesaria. 

¿Por qué este fenómeno? Muy fácil: porque los profesionales autónomos somos personas que no dejamos de ponernos al día para ser cada vez mejores, con unas capacidades e inquietudes difíciles de superar. Invertimos muchísimo tiempo en aprender, enseñar, ayudar y rentabilizar.

En paralelo, nos encontramos con una situación particular pero favorable para los que trabajamos de forma liberal: las empresas han roto el hielo, se han adaptado, y se están acostumbrando a trabajar con proveedores en remoto. El COVID-19 ha sido el gran responsable de ello, y ha obligado a que todo el ecosistema evolucione en esta línea sí, o sí. Además, por algún motivo, las empresas prefieren trabajar en la distancia con freelancers, más que con sus propios empleados por cuenta ajena. Quizás este último sea un punto de reflexión para todo el mundo (empresarios, trabajadores por cuenta ajena y trabajadores por cuenta propia). 

Según la última encuesta de la plataforma de freelancers Upwork, el 20% de los profesionales por cuenta ajena (más de 10 millones de personas) están considerando convertirse a profesionales autónomos de manera voluntaria. 

Banners blog 2 1

Pero trabajar en remoto y tener la libertad geográfica no significa trabajar única y exclusivamente desde casa o una cafetería “cool”. Muchas veces no somos conscientes de la importancia de compartir, de tener conversaciones de pasillo y catarsis personales; de poder intercambiar con perfiles afines nuestros dilemas, o incluso nuestras ideas. De buscar colaboración en proyectos o apoyo en situaciones de emergencia. Y no son pocas las personas que dirían: “pero online se puede tener todo esto”. Sí y no. O más bien rotundamente no. Porque algo que crece de manera orgánica, que surge de forma espontánea o con el roce del día a día, no suele ocurrir en remoto. Online solamente nos conectamos a demanda (eso sí con eficacia) donde no es posible que nuestro subconsciente actúe de una forma casual o explosiva. 

En definitiva, las 7 razones principales para trabajar en un espacio de trabajo compartido entre freelancers son:

  1. Socializar con otras personas en nuestra misma situación. Evitar el aislamiento social.
  2. Aumento de la moral, sobre todo a la hora de emprender. No sentirnos en soledad.
  3. Encontrar nuevos clientes potenciales.
  4. Localizar a nuevos socios potenciales
  5. Tener un aspecto más profesional a ojos de nuestros clientes.
  6. Poder asistir y/o organizar eventos que nos aporten a nivel profesional y personal.
  7. Sentirnos más productivos y motivados. Evitar distracciones de la mente con todo lo que acontece en nuestras casas.

 

 

«La soledad del perfil freelancer»

 

Además, tal y como nos explican en la guía para freelancers de coworker.com cada vez es más importante ser parte de un crecimiento lateral, es decir, obtener e implementar conocimientos en diferentes roles y proyectos. Y en espacios compartidos, siempre será con mayor eficacia y creatividad que en una oficina estándar o que en la soledad de nuestra casa.

¡Las ventajas están súper claras!

Pero no siempre es tan fácil. Gestionar tu propio proyecto, no tener jefes, elegir tu horario o tu lugar de trabajo, se puede convertir en tu propia cárcel física y psicológica. Te puede adentrar en una espiral de estrés y falta de concentración; Por eso es muy importante que dediques mucha atención en invertir en espacios de trabajo compartido o coworking que permitan que puedas desarrollar todo este potencial y posibilidades que te estamos contando. 

Es por eso que en Be creative! hemos creado un concepto muy especial: un laboratorio creativo donde perfiles de todo tipo puedan interactuar, apoyarse, animarse, colaborar e incluso avanzar en proyectos en común. Pero siempre desde una máxima fundamental: permitir la concentración y respetar los tiempos de ejecución y desarrollo. Para que esto ocurra, nuestros “host” vigilan y promueven que se mantenga este ambiente de productividad y aprendizaje. Por ello son personas con una gran experiencia en la consultoría y asesoramiento a empresas y profesionales independientes, y que siguen en activo en proyectos de repercusión nacional e internacional.

Y tú, ¿te identificas con lo que acabas de leer? 

Be creative!

Leave a Reply